Sobrevivir a Phuket

04.11.2019

Recta final, llegamos a Phuket, como base de nuestras visitas a la Islas Phi Phi, conocida por ser el escenario de varias películas del agente 007, hasta que el Tsunami de 2004 le robo protagonismo en la zona.

Phuket en sí, no es una belleza, otro Benidorm, lo son las islas que podréis visitar desde allí, pero no perdéis nada por darse un paseo y ver el ambiente. 

Te llamará la atención la legión de gogos de la Bangla Walking Streetm, no exagero, en algunas discotecas rondaban el centenar de ellas, pero esto atrae a un tipo de turismo que no nos sedujo demasiado. El trabajo de estas chicas no es otro es conseguir que los guiris se dejen los cuartos en bebida. A nosotros nos calaron rápido, vieron el rollo mochilero que llevábamos y se relajaron, acabamos jugando al billar.

A lo largo y ancho de la ciudad encontraréis infinidad de ofertas y paquetes para visitar las islas incluyendo actividades recreativas de todo tipo, dedicarle un rato a comparar. Nosotros cogimos un pack que incluía vista, comida, monos y lancha rápida.

Monos, que se descolgaban desde las ramas más adentradas en la mar para alcanzar la proa de los barcos y dejarse consentir por los expectantes turistas, infinidad de peces e imponentes hélices en marcha, pero lo que más nos impacto fue la propia ida y vuelta, en lancha rápida, no exagero, todos barajamos la posibilidad de que no saldríamos enteros de aquel viaje.

Una que no sobrevivió a la experiencia fue una de las Hero que llevábamos, de Go-Pro, una cámara supuestamente "acción", yo diría más bien que una cámara de postureo, allí murieron 32 gigas de fotos y videos... que me enciendo, corramos un tupido velo, si no te dan miedo las experiencias fuertes, está, fue para nosotros la más salvaje. Nos pilló en pleno monzón y creerme cabalgar en lancha olas de más de 5 metros es pura adrenalina... ya sabes que no te lo cuenten, y si no hay monzón, pues ahorraras tiempo, olvidaros de los ferrys, todo son ventajas.

Bonus Track

Por favor no os vayáis de Tailandia sin daros un masaje típico de este país, ya nos lo agradeceréis, pero ojo, un pequeño antro lleno de bonitas chicas no os va ofrecer en absoluto un masaje auténtico, ahí te están vendiendo caras bonitas y saldréis decepcionados. Buscar aquellos lugares auténticos con auténticos profesionales. A nosotros nos dieron un consejo y es que buscáramos locales con el letrero "no sex", y vaya si acertamos. Parece que te peguen una paliza pero sales de allí renovado, si lo hubiésemos probado antes, yo personalmente me hubiese dado un masaje diario.